Aldea o Poblado de Torres

Montiel

Retiro de Caballeros

Introducción

Se dice que Torres fue un lugar de retiro de caballeros, quienes tras sus vidas de lucha terminaban aquí sus últimos días buscando paz y tranquilidad.
La primera referencia que encontramos respecto a Torres, según Hervás, data de 1235. En las donaciones hechas este año por Fernando III, rey de Castilla y de León, se encuentra la Villa de Torres como donación a la Orden de Santiago. No estamos totalmente seguros de que realmente se refiera a dicha villa, aunque Hervás así lo afirma, ya que según el documento los dominios de la villa de Torres se extenderían hasta Beas de Segura.

Esto se podría explicar por el hecho de que en 1235, el Campo de Montiel estaba muy despoblado y la villa de Torres se fundara como villa nueva con ánimo de repoblar rápidamente el territorio. Sin embargo tal donación es recogida por Bernavé de Chaves en su capítulo dedicado al Partido de Segura de la Sierra y no en el de Montiel, lo que nos lleva a dudar del testimonio de Hervás. En 1243 encontramos el pueblo de Torres en la lista de lugares que Fernando III confirmó como dominio de la Orden de Santiago en su pleito con el Concejo de Alcaraz, dependiente del Arzobispado de Toledo por las tierras del Campo de Montiel. Aunque la parroquia de Torres, San Bartolomé, debía pagar terzuelo al Arzobispado. Esta vez sí que, con seguridad, estamos hablando de Torres de Montiel.

Según el Apuntamiento de Bernavé Chaves, en el censo de Diego de la Mota de 1468, Torres cuenta con 20 vecinos pecheros; es decir aproximadamente unos 80 habitantes. Parece que por esta época hubo ciertas disputas sobre a qué villa debía pertenecer la aldea, si a Infantes o a Montiel. En las relaciones de Felipe II de 1575 y en el capítulo de Montiel también se encuentran referencias a la Villa de Torres pero ya como aldea dependiente de Montiel.

Según este documento, Torres se encuentra a una "legua buena" de Montiel, y posee Dehesa y dos Alcaldes Ordinarios, dos Alcaldes de Hermandad, y un Alguacil como oficiales del Concejo de Torres. También cuenta la aldea con cura propio, iglesia (probablemente de San Bartolomé), una fortaleza pequeña de argamasa y una ermita dedicada a San Blas. Tenía Torres por esta época con treinta vecinos pecheros (es decir, que pagaban impuestos) por lo que la población real estaría alrededor de 120 habitantes. También se menciona la existencia de diversas tumbas cerca de la iglesia de la aldea marcadas con los escudos de las Órdenes de Santiago y Calatrava.

La Aldea de Torres tenía Encomienda propia que compartía con otra aldea de Montiel, Cañamares. La Fortaleza de Torres pertenecía a la primera línea defensiva de Montiel junto a los castillos de Santa Cruz de los Cáñamos y Peñaflor (actual Cerro del Castillón, cerca de Infantes). Probablemente fue construida tras el abandono del castillo de Eznavexore, mucho más al Oeste. En el "Censo de los Obispos" de 1587 se hace referencia a Torres de Montiel con 11 vecinos pecheros, por tanto unos 40 habitantes. Las últimas referencias que hemos encontrado sobre Torres indican que en 1611 tenía jueces propios para su Dehesa y en 1914 su población se había reducido a 5 casas y 13 habitantes.

Actualmente ya no existe como pueblo.

Dron en la Aldea de Torres

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

Aldea de Torres

Pedanía de Montiel

Esta aldea escondida entre las ondulaciones del terreno, se encuentra a más de una legua de Montiel. Las Relaciones Topográficas nos hablan de ella indicándonos que tenía una pequeña fortaleza de argamasa, ya en ruinas en el S. XVI, donde aparecían algunas tumbas de los caballeros que la poblaron.

Estaba situada en una zona de poca defensa natural, pues estaba rodeada por lomas y cerros, que sin embargo la ocultaban e impedían que fuera vista desde el Sur. Se trata pues de un enclave de importancia posiblemente sólo económica, que debió tener una pequeña fortaleza con pocos defensores, que quizás sirvió de lugar de retiro o reposo de caballeros ancianos o enfermos, pues es curiosa la referencia a esta aparición de tumbas de caballeros. Por los vestigios actuales, parece que se trataría de un lugar tranquilo y cálido al abrigo de los vientos fríos de la sierra, con agua abundante, más apropiado al reposo o la convalecencia que preparado para el combate.

Iglesia de Torres: es un pequeño edificio rectangular, con ábside único. En líneas generales recuerda su estructura y trazado a la iglesia interior del Castillo de Calatrava la Vieja, pues como ésta, tiene una primera zona a los pies pudo ser el cementerio o un pequeño claustro. Sus muros están construidos a base de mampostería por hiladas y aparecen reaprovechados en ellos algunos materiales más antiguos.

¿Dónde está?


Está situado aproximadamente a 5 km. al oeste de Montiel y fue incluido en 1243 por Fernando III en el listado de pueblos del dominio de la Orden de Santiago en su pleito con el Concejo de Alcaraz.

Poblado de Torres, Montiel

Google Maps (pinchar en la imagen para ir al mapa)

Aluminios Manuel Algibe Bravo, Villanueva de los Infantes

Aluminios Algibe

Carretera de Valdepeñas, s/n
Polígono Industrial "El Cartabón"
Vva. de los Infantes (C.Real)
Tlf. 926 361 566

Torres fue una pedanía de Montiel que fue despoblándose con el tiempo hasta desaparecer del mapa. Situado aproximadamente a 5 km. al oeste de Montiel, este poblado fue incluido en 1243 por Fernando III en el listado de pueblos del dominio de la Orden de Santiago en su pleito con el Concejo de Alcaraz, dictando que era dependiente del Arzobispado de Toledo por las tierras del Campo de Montiel y que, por tanto, debía pagar su tributo al Arzobispado a pesar de que su parroquia honra a “Nuestra Señora”.

Para 1575, la aldea de Torres ya era dependiente de Montiel, a juzgar por las relaciones del rey Felipe II: el monarca describe la población como situada a una “legua buena” de Montiel, poseyendo Dehesa, dos Alcaldes Ordinarios, dos Alcaldes de Hermandad y un Alguacil como oficiales del Concejo. Felipe II también indicó que Torres tenía cura propio, una iglesia, una ermita dedicada a San Blas y una fortaleza, pero esta última tuvo que desaparecer a principios de la Edad Moderna. Alrededor de 120 personas vivían en la aldea en el siglo XVI, pero solo treinta de esos vecinos pagaban los impuestos y se podían llamar “vecinos pecheros”.

Cerca de la iglesia se supone que existía un cementerio, o al menos una serie de lápidas, que pertenecía a las Órdenes de Santiago y Calatrava. En algún momento de su existencia, Torres contó con Encomienda propia, aunque compartida con otra aldea de Montiel: Cañamares, que en la actualidad pertenece a Villahermosa. En la aldea de Torres hubo edificios imponentes, como su templo parroquial, uno de los pocos conservados: contaba con tres naves en total y estaba rematado mediante un ábside. Según cuenta la tradición, la pedanía de Torres fue lugar de retiro de Caballeros, un remanso de paz y calma para los soldados, guerreros y combatientes que querían despedirse del mundo alejados de su previa vida de batallas, guerras y enfrentamientos.

Aunque parecía que poco a poco la población iba emergiendo, con jueces propios para su Dehesa en 1611 o una casa de recreo perteneciente a la familia Bustos hacia el siglo XVIII, lo cierto es que finalmente la pequeña aldea de Torres desapareció dejando a su paso unas pocas ruinas del caserío; sus últimas cifras del censo son de 1914, cuando el pueblo solo tenía 5 casas y 13 aldeanos. No obstante, la existencia de la aldea de Torres sigue vigente y es de interés turístico para aquellos que disfrutan de la historia de la España despoblada.

Fuente: turismociudadreal.com

La Morada de Juan de Vargas, Villanueva de los Infantes
La Morada de Juan de Vargas, Villanueva de los Infantes

La Casa de Godoy ó Cortijo de Torres.-

La Casa de Godoy ó conocido también como el cortijo de Torres, es una casona del siglo XVIII.

La inscripción que hay en la casa dice:

" Las fincas de El Toconar y Torres se pierde en el túnel del tiempo. Primero por sus hallazgos arqueológicos que demuestran la existencia del hombre prehistórico en las laderas de sus colinas y en diferentes puntos de estos parajes.
En el siglo de Oro Español, con la llegada a la aldea de Torres de Miguel de Cervantes, (según cuenta la tradición) se inspiró en un personaje natural de dicha aldea, llamado “Alonso Quijano o Quijada” para darle vida a su inmortal obra: Don Quijote de La Mancha.
Por el siglo XVIII, dichas fincas pasaron a ser propiedad de Manuel Godoy, Duque de Alcudia y Sueca, Príncipe de La Paz, Valido y Primer Ministro de Carlos IV.
Esta es la Casa Solariega y Blasonada en la que solía pasar los mejores días de descanso junto a sus invitados, el Valido Don Manuel en sus frecuentes viajes debido a su afición a la caza. "

En las fotografías podéis observar restos de una muralla romana y se aprecia también una de las dos esculturas de la Dama de Torres, la otra ha desaparecido. También hay escudos que adornan puertas y ventanas.

Existe una alberca o aljibe destinada al riego agrícola gracias a un pequeño manantial que continuamente echa agua.

Para ampliar la imagen, "pinchar" sobre ella y si se quiere ver el siguiente o el anterior, no es necesario volver de nuevo a esta página, con pulsar en los botones atrás ó delante, automáticamente se visualizarán. Para salir y volver a la página inicial, pulsar la tecla "ESC"

Contacto

De interés...

Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha Diputación de Ciudad Real Turismo Castilla-La Mancha Servicio de Salud de Castilla-La Mancha Universidad de Castilla-La Mancha Gobierno de España

Qué ofrecemos?

Información, actualidad, eventos y curiosidades del Campo de Montiel.

© Copyright 2022 manchaDigital · El Campo de Montiel y sus pueblos · Todos los derechos reservados  |  Publicidad y patrocinadores